Participar
PanamáPoesía.com Símbolos PatriosSímbolos Patrios
Inicio Panamá en Poesía Poemas a la Patria Himnos Escolares Poesía Para Niños Páginas en Construcción Panamá en Historia Mapa de Panamá Acerca de Libro de Visitas Links

Promesa cristiana,
por Alejandro Dutary

Para Daniel Ureña

Fue en Bethania, en casa de Lázaro.

Marta, llena de respeto y de cariño por el Maestro, sentada no lejos de él, servíale con humilde atención.

Jesús, lleno de tranquilidad, junto a una mesa, mascaba con lentitud higos de Smirna que Lázaro para agasajarlo había comprado a unos mercaderes que de Oriente marchaban hacia el mar.

María Magdalena, reclinada en el marco de una ventana, por la que entraba la brisa fresca y perfumada de la tarde, lustraba con un pedazo do piel finísima comprada en Akra, sus uñas sonrosadas y sus manos de cortesana, blancas y suaves por el continuo ocio. Tonos admirables y reflejos dorados arrancaban los últimos rayos del sol poniente a su cabellera rubia, larga y rizada, siempre lustrosa y siempre bellísima.

Marta, dijo:

Maestro, ved a María!

Jesús, volvió la cara y dirigiéndose a ésta con tono pausado y enérgico, la dijo:

-Si aun adoras las cosas de este mundo, no debes pensar en mí, que si amo el aseo, bien me has oído condenarlo cuando ya pasa a ser liviandad y tentación.

María avergonzada y con las mejillas enrojecidas, inclinó la cabeza y repuso:

-Perdón, Maestro!...

Después acercándose a un espejo metálico, desató sus rizos preciosos y perfumólos con esencia de nardos del Tiberiades.

Jesús que la observaba, díjole poniéndose de pies:

-María, repito que no puedes ser de mi rebaño, porque aun hay en tu ser muchos de los caprichos adquiridos durante tu vida pasada. No me sigas, pues desde hoy te lo prohíbo.

Y el Maestro se dirigió hacia la puerta para irse.

Magdalena corrió y arrojándose a sus plantas, díjole sollozando:

-Todo, Señor, por vos. Todo lo abandono porque sois bueno, y ya que quiero ser buena, concededme una gracia: prometedme que vos, que todo la podéis, en época oportuna adornaréis con la cabellera más linda de la tierra a una mujer hermosa y buena.

Yo no me enorgulleceré más de mis cabellos, que siempre han sido, por lo bellos, ni más preciada prenda…. Hacedme esa gracia, Señor.

Jesús entonces apoyó sus manos largas, delgadas y blancas sobre la cabeza de la antigua pecadora, levantó hacia el cielo sus ojos pardos y expresivos, y dijo:

-Concedida.

Después, el Señor volvió lentamente hacia la mesa y mientras se sentaba, Marta, con los ojos dilatados, exclamó:

-Maestro: perdonad a mi hermana sus caprichos. Aún es muy joven…..

*
*    *

Los siglos, --eternos caminantes hacia el pasado- transcurrieron con firmeza y lentitud.

Una mañana en el Paraíso, María de Magdala díjole a Jesús:

---¡Oh, señor! perdonadme. Tiempo es ya de que me cumpláis la promesa que me hicisteis en Bethania en casa de mi hermana Marta, en una. tarde en que me sorprendisteis mientras me perfumaba los cabellos. Vos sois bueno y ha nacido ayer en la tierra una mujer bellísima que realizará el ideal más amplio de un poeta soñador. Cumplid ahora en mi obsequio vuestra promesa. Maestro: yo os lo suplico de rodillas.

María Magdalena, mientras hablaba había ido inclinándose poco a poco y cuando terminó ya tocaba con sus rizos los pies desnudos del Nazareno, sobre cuya palidez se destacaban rodeadas de un nimbo admirable, las cicatrices de los clavos con que fue crucificado.

Y Jesús siempre bondadoso, asió con sus augustas manos un haz de rayos de sol que, ya radiante, iluminaba el mundo, y dijo:

-Sean estos los cabellos de la novia del poeta. Después los arrojó hacia la tierra: y por eso la cabellera de mi novia, rubia y fina, supera en belleza a todas las más lindas de que nos habla la Historia….


Alejandro Dutary (Romeo).

Cuento publicado en:
Nuevos Ritos, Nº 36 de 30 de septiembre de 1908.


Atras Inicio



PanamáPoesía.com
index sitemap advanced
site search by freefind
Movido por Haga clic aquí para incluir su
               sitio
Visitas a esta página: 1,021
Total de Visitas: 14,589,619


Para comentarios y sugerencias. Pulsa sobre el icono para enviar un correo al administrador del sitio Sugerencias a Francisco Palacios Coronel