Participar
PanamáPoesía.com Símbolos PatriosSímbolos Patrios
Inicio Panamá en Poesía Poemas a la Patria Himnos Escolares Poesía Para Niños Páginas en Construcción Panamá en Historia Mapa de Panamá Acerca de Libro de Visitas Links

LA BOTELLA,
por Beatriz Spiegel de Víquez

Antonio contaba con seis años de edad. Muy pronto empezaría su primer grado en la escuela primaria.

Cualquier día, el niño, preocupado porque sus zapatos estaban muy deteriorados, preguntó a su madre cuándo le comprarían otros. _Hijo, por ahora no puedo conseguirte el calzado que deseas. Lavo y plancho ropa ajena; pero el dinero no me alcanza. Y todo lo que pides está en el fondo de unas botellas_.

Antonio quedó muy pensativo con la explicación que le había dado su esforzada madre. ¿ Cómo era posible que unos zapatos estuviesen dentro de unas botellas?

¡Pobre de mi hijo…! ¡Qué mala suerte la nuestra…! Nunca los zapatos nuevos, la camisa, el alimento, los libros, salen de aquellas botellas, reflexionó acongojada doña Amable; ella recordaba otros tiempos … Modesto, su esposo, era un hombre de trabajo… En ese entonces, su casa era alegre, pintada, con muchas flores… Hoy, la vida había cambiado en su hogar…

Se acercaba la Nochebuena… El pequeño escuchaba la conversación de sus amiguitos; todos tendrían juguetes… y él se contentaría tan sólo con zapatos nuevos… Y otra vez decidió consultar a su mamá sobre el asunto que más le interesaba.

_Mira muchacho, _le contesto doña Amable: _yo vendo frituras, lavo y aplancho, como tú lo sabes, pero lo que gano no es suficiente, la vida está muy cara, y todo lo que me pides está en botellas malditas…_

Ante las palabras de su madre, Antonio decidió investigar… Salió al patio; tomó una de las botellas, que por ahí tenía su padre; buscó una piedra y la quebró, sin notar que don Modesto, su papá, lo observaba atentamente…

_¿Qué haces, Antonio? ¿Por qué rompes la botella?_

El chico casi no podía hablar… Con palabras entrecortadas, habló al padre diciéndole: _papá, viene Navidad y yo no tengo zapatos que me sirvan; mira, estos ya tienen la suela rota. Y mamá no puede comprarme otros. Cuando se los pido, me dice: “Antonio, el calzado que deseas está en el fondo de las botellas…” Por eso quebré ésta; pero… aquí no hay nada…_

Modesto guardó silencio… Después, dijo al niño: _Tú tienes razón, Antonio… Te ayudaré a investigar… No te apures, hijo.. Ya lo verás…_

Los días transcurrieron… Rompieron los vientos que anunciaban la proximidad de la Nochebuena… Y llegó la fecha esperada, el 24 de diciembre… Como a eso de las seis de la tarde de ese mismo día, se presentó en casa don Modesto, llamó al niño y le entregó un paquete…_¡Abrelo!_ le pidió…

_¡Papá…! ¡Mis zapatos…! ¡Diste con la botella que los tenía..!

_Sí, pequeño… Y la quebré… La rompí para que nunca te haga más daño… Te lo prometí y te lo he cumplido…


Del libro: Noche Buena. Cuento original de León Tolstoi "La Copa Maldita" con arreglo especial de la autora,

Publicado en: Boletín de La Sociedad Panameña de Pediatría. Volumen Nº. 19.  Julio 1990. Nº. 2


Atras Inicio



PanamáPoesía.com
index sitemap advanced
site search by freefind
Movido por Haga clic aquí para incluir su
               sitio
Visitas a esta página: 1,050
Total de Visitas: 14,589,514


Para comentarios y sugerencias. Pulsa sobre el icono para enviar un correo al administrador del sitio Sugerencias a Francisco Palacios Coronel