Participar
PanamáPoesía.com Símbolos PatriosSímbolos Patrios
Búsqueda personalizada
Inicio Panamá en Poesía Poemas a la Patria Himnos Escolares Poesía Para Niños Páginas en Construcción Panamá en Historia Mapa de Panamá Acerca de Libro de Visitas Links

Poema de los mástiles eternos,
por Daniel Blanco

(A mis dos hijos Panameños)

(A las generaciones venideras en Panamá)

Oídme mucho, muchachos,
esta historia, de candela y de grandeza nacional;
el relato sin igual
de un montón de niños machos,
convertidos por la muerte en mil penachos
que flamean sobre el cielo panameño de la Zona del Canal.

Sed panameños como ellos, con alma y con sentimientos,
que en los terribles momentos
de ultrajes al pendón patrio,
el que muere, sube al atrio
convertido en monumento.

Sed istmeños con orgullo indoblegable
y al foráneo displicente que os hable
de la gloria que la historia de su patria encierra,
respondedle que en la vuestra, la más noble de la tierra,
desgarrada en un “Pro Mundi Beneficio”
sin más armas que la unión
y sin pensar ni en muertos ni en perjuicios
por honor se declaró la guerra
a un ejército flamante, omnipotente y campeón.

Contestad que, porque en vuestro propio suelo
no dejaban colocar vuestra bandera un día,
trepidaron rojas llamas hasta el cielo
en sangre panameña que por las calles corría
a tórrido rodar de luto y duelo,
en ríos de dolor, mas de hidalguía.

Decid que en Panamá se vio que no se acalla
la honra nacional con la metralla
y que, si hay quien quiera disparar nutridamente
para negarle sitio a la bandera,
es un hecho
que un valiente,
un panameño cualquiera,
buscará los perdigones con el pecho,
mientras otro, junto a él, su turno espera…

Decid que se vio claro en aquel nueve de enero
que vuestras almas abiertas al ciudadano extranjero
con su confiada tendencia
a la hostilidad,
jamás pueden ser mengua de vuestra independencia
ni escarnio para la esencia
de la nacionalidad…
Que si sabéis noblemente
compartir vuestros mendrugos
o ceder grandiosamente
aún a costa de la merma de naturales riquezas,
ni sois material de yugos,
ni doblegáis las cabezas…

Y decid que la conducta panameña es espartana
si se intenta olvidar que es soberana
la tierra comprendida desde Chiriquí al Darién;
que ello no admite debate
y que al invasor que trate
-sea uno o sean cien,
o ejército de millones-
le sería
insuficiente un firmamento de cañones
para instalar con paz sus sórdidas legiones
mientras el ultimo patriota alentase todavía…

y decid, hijos míos panameños, con altivo honor,
que tomáis de enero nueve el ejemplo y el valor
porque sabéis que, si en aquel ocaso
salió de la bandera panameña al paso
la fuerza colosal de los avernos,
despedazando estudiantes y ametrallando el Ideal,
resultó que, contrariando a los Infiernos,
le nacieron a la Patria diez y siete mástiles eternos
con banderas irrompibles sobre el cielo del Canal!


Enero 11, 1964.

Publicado en: La Estrella de Panamá, jueves 16 de enero de 1964.


Atras Inicio



PanamáPoesía.com
index sitemap advanced
site search by freefind
Movido por Haga clic aquí para incluir su
               sitio
Visitas a esta página: 0
Total de Visitas: 0
Panamapoesia.com website reputation

Panamapoesia.com Pagerank
Para comentarios y sugerencias. Pulsa sobre el icono para enviar un correo al administrador del sitio Sugerencias a Francisco Palacios Coronel