Participar
PanamáPoesía.com Símbolos PatriosSímbolos Patrios
Búsqueda personalizada
Inicio Panamá en Poesía Poemas a la Patria Himnos Escolares Poesía Para Niños Páginas en Construcción Panamá en Historia Mapa de Panamá Acerca de Libro de Visitas Links

Zoraida Díaz
(1881-1948)

Zoraida Díaz

Nació en Las Tablas, provincia de Los Santos, el 20 de Marzo de 1881. Hija de Don Francisco Díaz Medina y de Doña Carolina Chamize de Díaz. Realizó sus estudios primarios en el centro escolar de su ciudad natal. Pasó, luego, a la Escuela Normal de Institutoras de la capital.

Inició su carrera de maestra en Las Tablas y desde el primer momento demostró gran sensibilidad social al crear un curso nocturno para analfabetos. Esa iniciativa, a solicitud de poderosos caciques y gamonales que veían en su labor docente amenazas a su autoridad, le costó el cargo.

El período inmediato a su boda con Don Eleazar Escobar Restrepo, maestro colombiano y entonces alcalde de la ciudad de Las Tablas quien murió en la agitada revolución de 1899, estuvo lleno de desgracias. A su temprana viudez le siguió la muerte de su segunda hija de dos años de edad. En esas horas de dolor y dificultades empezó a escribir poemas.

Volvió al magisterio y se la nombra directora de la Escuela de Chitré. Allí escribió la mayor parte de los versos que publicó. Regentó la Escuela de Las Tablas por varios años. Luego se le trasladó como maestra a la Escuela de Varones de la capital, la más popular y numerosa de la época.

En 1915 contrajo matrimonio con el comerciante español Don Pedro Ross y, días después, publicó en La Estrella de Panamá el poema Primavera, bella poesía escrita bajo el influjo de su nuevo amor.

Primavera

Bajo el encanto de este dulce amor;
hasta este sitio plácido y risueño,
el mar, como un antiguo trovador,
viene a arrullar con su canción mi sueño.

Y en medio de mi dicha me parece,
ver a la luz de un resplandor incierto,
que mi antiguo dolor se desvanece,
y a una vida de dichas me despierto.

Y cuando el mar me llama en esa hora,
en que la luz asoma en lontananza,
se me figura el arco de la aurora,
un plácido camino de esperanza!

Su dicha, sin embargo, no duró mucho. No había pasado un mes de su llegada a La Palma, provincia de Los Santos, cuando su esposo cae enfermo por una afección cerebral y muere camino a España, donde había sido enviado en busca de cura a su enfermedad. Este acontecimiento llenó de dolor su alma y la sumió en una profunda tristeza por algunos años, durante los cuales, su lira permaneció muda.

Trató de rehacer su vida y consiguió empleo en el Archivo Nacional, lugar donde trabajó hasta su jubilación. En 1918 celebró su tercer matrimonio con el ruso Mendel S. Schtronn, con quien estuvo casada hasta su muerte.

Reconocida como la primera mujer panameña que publicara un libro de versos: De los Talleres Gráficos de El Tiempo, sale en el año 1922, Nieblas del Alma, breve folleto donde la poetisa reúne casi toda su obra literaria; romántico, sentimental, lleno de melancolía, en el que se encuentra el Sonetillo titulado: 'Deseos'.

Deseos

En dónde estás, alma mía,
que no te puedo encontrar,
ni en el cielo, ni en el mar,
ni en mi constante agonía?

Quiero ser rosa... botón,
ser celaje, rosicler,
ser todo... menos mujer,
con memoria y corazón.

Ser ola muerta en la playa,
ser rosa que se desmaya
después de vivir un día.

Ser toda yo, pensamiento,
y disolverme en el viento
en busca tuya… alma mía.

Zoraida perteneció desde su fundación al Centro Feminista Renovación. En 1923 participó como delegada, destacándose como conferencista en el Primer Congreso Feminista. Ese mismo año se le eligió vicepresidenta de la primera directiva nacional del Partido Nacional Feminista, organización de la que fue miembro durante las dos largas décadas de su existencia. Participó también como delegada de la Asociación de Maestros de la República en el Congreso Interamericano de Mujeres de 1926.

Después de prolongado silencio, en 1937 público: Cuadros, colección de poemas cortos de carácter intimista, que implica loable esfuerzo de superación. Enseguida la poetisa retornó a su mutismo. Dedicó sus últimos poemas a su ciudad natal.

En 1946 sufrió un derrame cerebral que la dejó casi paralítica. Le repitió en 1947 dejándola casi ciega. Murió el 14 de junio de 1948, en la ciudad de Panamá.


Reseñas



Portada de Nieblas del Alma

Portada de Nieblas del Alma, Talleres Gráficos de El Tiempo, publicado en 1922. Primer libro de poesía publicado por una dama panameña.

AL LECTOR:

AL publicar este manojo de flores marchitas, versos descoloridos, en que la ilusión ve siempre a su lado el Dolor y el Desengaño, no ha sido mi intención satisfacer vanidades de ninguna especie.

Mis pobres rimas, consuelo de mi espíritu y de mi corazón en días ya pretéritos, en que, ave sin nido, lanzaba las tristes notas de mi alma adolorida, son el reflejo fiel de los sentimientos y emociones que entonces yo experimentaba; creía en las inflexibilidades del Destino y sentía hondo, muy hondo, un deseo intenso de disolverme en la vida infinita de las cosas.

Hoy, después de las tempestades de mi vida, he llegado a la cima con mi conciencia limpia y con la paz y serenidad que mis luchas me han formado; para todo encuentro su justa explicación; creed en la que yo os hago sobre mi humilde libro, salido a la luz pública sólo por complacer a un grupo de selectos amigos, que me han hecho el honor de manifestarme que sería labor patriótica i parte en pró de las letras panameñas.

No lo creo, ni espero que así resulte, pero les doy las gracias por su generosidad.

Ilustre lector, lectora amable: mis versos son la urna santa de mis sentimientos. Son sinceros.

Leedlos en vuestras horas de soledad, y pensad que son páginas de una vida, escritas por una mujer de corazón.

LA AUTORA

Zoraida Díaz, en la introducción de su obra, Nieblas del Alma.

Nieblas del Alma

VOZ DE ESTIMULO

Poetisa:
A la manera de un rústico viajante admirador de la belleza, de las flores, que un día plenisolar pasase a lo largo de la jardínea, vía y viese bajo la sombra de las hojas esmeraldinas un manojo de violetas, flores de perfume exquisito para ser aspirado por almas sensibles, hube de disfrutar de los versos de usted, en grata fruición íntima.

Para llegar a ellos tuve que dar un rodeo en torno a los zarzales de su modestia; y cuando hube el objeto de mis deseos, arrancándolos de su poder, pude considerarme agraciado mortal: porque no me resignaba a dejar de conocerlos, siendo como es usted buena amiga y complaciente compañera en ideales.

Los he leído, y me he puesto a tono con la nota predominante en ellos: una sutil melancolía, ora esfuminada en el alejarse del presente, que ya es pasado desde el instante en que batió sus alas por el confín de su vida ambiente el ave gris de las añoranzas, ya diluida en el devenir de las cosas que han de ejercer influencia en el futuro.

Mi Cofre de recuerdos reúne en sus estrofas en primer término, a mi juicio, esa nota de palpitación nostálgica del ayer, cuando leo:

Viejo cofre confidente de mis penas y alegrías,
que en mi cómoda pareces un simbólico ataúd,
en tí yace sepultado con reliquias de otros días
el cadáver de mi bella, de mi loca juventud.

Al abrir tu frágil tapa como en otros tiempos idos,
se levantan sollozando desde el fondo de tu ser,
mil historias ya olvidadas, mil recuerdos ya perdidos
que se fueron en los años para nunca más volver!

                                               __

O bien estos octosílabos sonoros, de sencillez femenina, al par influidos de pasión, que usted ha titulado Deseos:

En dónde estás, alma mía,
que no te puedo encontrar
ni en el cielo, ni en el mar,
ni en mi constante agonía?

Quiero ser rosa ... botón.
ser celaje rosicler,
ser todo ... menos mujer
con memoria y corazón.

Ser ola muerta en la playa,
ser rosa que se desmaya
después de vivir un día.

Ser toda yo pensamiento
y disolverme en el viento
en busca tuya... alma mía.

                                               __

O cuando se lamenta el corazón, así, en Ayer y hoy :

Ayer, mi corazón con broche de oro
guardó en su fondo como en urna santa,
la Fe que todo en derredor lo encanta
como preciado y celestial tesoro.

Hoy, ya cayó sobre el rosal florido
y marchitó la luz de mi esperanza
el alevoso soplo del olvido.

Empero, juguete del flujo reflujo de la vida, la inspiración la guía a usted por los senderos de una renovación sentimental, o mejor dicho de una ebullición poética, así cual el árbol que después de inclemente canícula echa retoños merced a la savia que le infiltra la humedad de las primeras brisas vernales, nuncio de perfumado florecer. Tal lo manifiesta la composición que lleva por título Primavera: la leo, y siento su influjo:

Bajo el encanto de este dulce amor,
hasta este sitio plácido y risueño
el mar, como un antiguo trovador
viene a arrullar con su canción mi sueño.

Y en medio de mi dicha me parece
ver a la luz de un resplandor incierto,
que mi antiguo dolor se desvanece
y a una vida de dichas me despierto.

Y cuando el mar me llama en esa hora
en que la luz asoma en lontananza,
se me figura el arco de la aurora
un plácido camino de esperanza.

El soneto Crepuscular, es un exponente de honda sentimentalidad, como que emana de la poesía. inspirada en una hora que convida al recogimiento, al caer de la tarde, precursora de las sombras en días invernales siniestros y borrascosos, o bien como hada, sonriente anunciatriz de una noche de plata en que reina majestuosa la luna.

Plenilunio, hace evocar las impecables estrofas de Diego D'alioli, que inmortalizaron su nombre ¿Acaso Selene, inspiradora del poeta, no ha de seguir siendo compañera amable de quienes como usted saben comprender su belleza de eterna, viajadora del espacio?
 
Los catorce sones titulados Renacimiento, son ya gemas de una primavera más cercana que denotan el piar de los pajarillos tempraneros en el ramaje que muy pronto ha de florecer, y en que las auras juguetean más retozonas, la argentina voz del arroyo al saltar entre los guijarros y las rocas cantan un himno al movimiento, y el sol dora, las cosas con su maravillosa regadera de luz.
 
Ofrenda, La Mujer y otros poemas, son parte de ese florilegio perfumado que yo, rústico cultivador de los jardines de la emoción he tenido entre mis manos, y que me atrevo a pedirle a usted no los deje marchitar en el olvido: que haga partícipe de su belleza a los demás, a los que vemos en cada manifestación estética la cristalización de un ideal, que sólo por el hecho de serlo, debe pasar del estado de aislamiento cual crisálida en arrebujo, al de mariposa de luz para revolotear con sus alas polleromas en el campo de las letras patrias.

Mis parabienes, poetisa, y con ellos la manifestación de todo mi aprecio, que es sincero.

JOSE OLLER.
Panamá, 10 de Noviembre de 1921.

José Oller, en la introducción de Nieblas del Alma.



Obras de Zoraida Díaz

Título Año
Nieblas del Alma. Talleres Gráficos El Tiempo. Panamá, 1922. Segunda edición Conmemorativa del Centenario a cargo de la Universidad de Panamá, Sede de Los Santos, Editorial Nexo Universitario, Panamá, 2003. 1922
Cuadros. 1937

Entre las poesías de Zoraida Díaz podemos mencionar las siguientes:

Deseos
Ayer y hoy
Fantasía
Cuadro
DEUS DEDIT. DEUS ABSTUTIS
Tres de noviembre de 1903
Estrofas
Una noche en la playa
Filial
Idealismo
Resurrección
Ave errante
Íntima
Crepuscular
Renacimiento
Plenilunio
La mujer
Simbólica
Cuento
El misterio de una sierra
Mi cofre de recuerdos
Remembranzas
Primavera
Vesperal
OFRENDA A LA MEMORIA DE LOS HEROICOS BOMBEROS QUE CAYERON CON GLORIA EL 5 DE MAYO DE 1914

Referencias

  • Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia. Mujeres que cambiaron nuestra historia. Panamá : Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia, 1996.
  • Miró, Rodrigo. Itinerario de la Poesía en Panamá. Editorial Mariano Arosemena, INAC, Ediciones del Centenario, Panamá, 2003.
  • Zentner, Federico. Nombres y Apellidos de Forjadores de la Patria. MANFER, S.A. Panamá, 1984.
  • Oller de Mulford, Juana Raquel. Zoraida Díaz de Schtronn. Revista Lotería Nº 98, de enero de 1964.
  • Díaz, Zoraida. Nieblas del Alma, Segunda edición. Edición Conmemorativa del Centenario. Universidad de Panamá, Sede de Los Santos, Editorial Nexo Universitario, Panamá, 2003.

Inicio Adelante

PanamáPoesía.com
index sitemap advanced
site search by freefind
Movido por Haga clic aquí para incluir su
               sitio
Visitas a esta página: 770
Total de Visitas: 11,875,967
Panamapoesia.com website reputation

Panamapoesia.com Pagerank
Para comentarios y sugerencias. Pulsa sobre el icono para enviar un correo al administrador del sitio Sugerencias a Francisco Palacios Coronel