Participa en nuestro Blog
PanamáPoesía.com
Búsqueda personalizada
Inicio Panamá en Poesía Poemas a la Patria Himnos Escolares Poesía Para Niños Páginas en Construcción Panamá en Historia Mapa de Panamá Acerca de Referencias Libro de Visitas Links

POEMA AL CHAGRES, Río Padre y Madre de Panamá. Segunda Proclamación: Introyección Poética, por
Crescenciano Vásquez Salazar

-6-

¡Oh!, Madre río..., dime, río Padre,
Oye, mira..., estoy entrando en ti...,
siénteme..., por favor, ven dime...,
¿cómo vives todavía y no has muerto
a pesar de todo lo que han hecho de ti?.
Perdón por la pregunta, mil veces perdón...,
¿Cómo fui capaz, cómo me he atrevido a preguntar?
no siendo difícil saberlo y entenderlo,
si tu honor y fortaleza deslumbra claramente,
ceñido de espíritu de macho, eres un varón.

-7-

¡No!, ¡No!, no has muerto por tu grandeza,
en el honor, inalienable de cumplir tu misión;
es por ello que no has muerto y no puedes morir;
por ser un macho, que aguanta y pelea lo suyo;
hembra fragante, consecuente, elegante de temple
que con manos, uñas y dientes defiende su honor;
no puede que muera ni podrás morir,
estando ligada a lo inmortal propugnas la faz
enaltecedora de gracia santificante
vences la muerte, propicias la vida y promueves la paz.

-8-

¡Oh vientre de vida, pulcra vida de honor,
que si vivo, claro que sí..., existo porque sí,
lastimosamente vivo, gracias a mis fuerzas existo.
Y no desistiré en seguir viviendo porque tengo derecho
siendo crueles e inhumanos hasta en eso,
no permitiendo, felizmente que muera,
no dejándome morir para matarme pausadamente,
poco a poco para sacarme el último provecho,
las últimas pósimas de sangre gota a gota,
¡fuertemente!, lento, lento, y muy lento.

-9-

Perdón río Padre, perdón río Madre: Chagres,
permíteme el honor de llorar por ti.
Llanto de vida que vence la muerte,
fúrico desahogo portentoso que me une,
irremediablemente por siempre a ti,
en la cruel alegría inconsciente que me segaba;
segó la verdad de la mirada para alienarme,
negando ayer, y ahora la agonía mortal
en la que eres sujeto del presente histórico,
que te explotan, carcomiéndote las entrañas.

-10-

Cristaleces, cristaleciendo en el tiempo,
con presencia seduciendo me inspiras
y elevas en esplendor a la verdad arraigadora
que hiere, marca y condena al dolor prescrito;
en el silencio irrumpido del poeta, deprimido,
sin lira, desterrado injustamente, que muere
de tristeza en el exilio al no poder volver.
Y que conste, la vida no te la perdonaron,
supiste exigir tu derecho con decoro
y fuiste traicionado como ayer, ahora y siempre.

-11-

¿Siempre...,?.¡No!, ¡No!, ¡mil veces No!.
¡No, a la idea de no ser libre nunca,
de no volver a la naturaleza original!
¡Y no moriré a la idea real de lo innato!
porque en ello el creador nos encausó
estando ligada a mi patria desde entonces,
antes de todos los principios humanos de crear nación.
Estoy en el centro del Istmo, mi esencia es virginal;
lo natural y mineral es de referencia divina.
Soy lo determinado en el tiempo, esta es mi dignidad.


Del libro Poema al Chagres, Río padre y madre de Panamá
Segunda Mención del Concurso de Poesía
Gustavo Batista Cedeño, 1994


Atras Inicio Adelante




Movido por Haga clic aquí para incluir su
               sitio
Para comentarios y sugerencias. Pulsa sobre el icono para enviar un correo al administrador del sitio Sugerencias a Francisco Palacios Coronel