Participa en nuestro Blog
PanamáPoesía.com
Búsqueda personalizada
Inicio Panamá en Poesía Poemas a la Patria Himnos Escolares Poesía Para Niños Páginas en Construcción Panamá en Historia Mapa de Panamá Acerca de Referencias Libro de Visitas Links

Horario De Nubes, por
Humberto Ramos Águila

I
ELEGIA EN QUE ATARDECE

Mayo entre naranjales…
¡Esta cigarra anual cómo lastima!
(“Chucurrín” la llamaba cuando niño.)
Mayo entre naranjales...
La tarde me distancia en cada gallo,
élitro, picaporte, gorjeo, niño, automóvil,
terrón mojado, humo...
Mayo entre naranjales...
El tejado natal, que despertaba
con pestañas de astrales ruiseñores.
Mayo entre naranjales...
Aquel fragante jobo tan lejano
en la oquedad de cuya raíz la lluvia hacía
un "fjord" para mis barcos de papel y de
                                                    (ensueño.
Mayo entre naranjales…
Con el atardecer, toda la charca
rebosa estrellas como mi corazón… ¡No me hallo,
no me hallo adulto, padre!
Mayo entre naranjales...
El cotidiano hastío de continuar andando,
sin poder extirparse uno el niño del
alma
urdida de senderos
hacia juguetes, hacia colegio, hacia
                                                    (despacho
y, al fin, hacia cinéreas perspectivas...
                                                    (¿De qué?
Mayo entre naranjales...
Mi corazón, arrinconado, extraña...
Mayo entre naranjales…

II
DESCENSO

¡No acabará, esta noche, allá en la
                                                    (zanja,
esa rana su acordeón, que me compunge!
Hoy ha llovido tanto como para ausentárseme
el corazón --espejo de ceniza--.
Es medianoche. Afiebra un insomnio con
                                                    (nubes,
haciendo vano todo reposar.
Undívaga la hora, me estrecha hasta los
                                                    (tuétanos,
no ya con tu añoranza --oasis de arco iris--,
sino con abismal desamparo que hiéndeme,
removiendo el trasfondo de atávico
                                                    (dejarse.
¿De qué valen las puertas, las paredes,
                                                    (el techo,
a esta cabeza mía, irremisiblemente
caracol a merced de marejadas
de óseo tedio vital?
¿De qué vale transpire el cuerpo de esta
                                                    (alcoba,
como cristal de amor, cinco cunitas?
¡Nada me vale ya!
Hoy ha llovido tanto como para ausentárseme
el corazón --espejo de ceniza--.

III
MAÑANA DE DOMINGO CON DILSY EN EL RECUERDO

En la torre del cielo repica la mañana
de este domingo abierto hacia otro olvidado.
Yo quiero recordarte, Dilsy, con tus pupilas
--flor de miel-- y tu traje de amanecido
                                                    (abril.
Y he de decirte: “Dilsy, te esperaba hace
                                                    (sueños,
nutrido por la estela de tus crespos, arcádica.”
Y tú has de sonreírme como para que muera
bajo el azul con pájaros que moja tu sonrisa.
¡Oh mi Dilsy, mi Dilsy tan linda, que mis
                                                    (manos
sin tus días, te buscan
aún tejas abajo del recuerdo!


Del libro: Las Trovas Del Silencio Florecido


Atras Inicio Adelante



PanamáPoesía.com
index sitemap advanced
site search by freefind
Movido por Haga clic aquí para incluir su
               sitio
Para comentarios y sugerencias. Pulsa sobre el icono para enviar un correo al administrador del sitio Sugerencias a Francisco Palacios Coronel