Participa en nuestro Blog
PanamáPoesía.com
Búsqueda personalizada
Inicio Panamá en Poesía Poemas a la Patria Himnos Escolares Poesía Para Niños Páginas en Construcción Panamá en Historia Mapa de Panamá Acerca de Referencias Libro de Visitas Links

Canto al Trabajo, por
José Guillermo Batalla

¡Salve, oh Padre benéfico y fecundo,
reformador enérgico del mundo,
excelsa poesía,
fanal esplendoroso que nos guía
de la virtud por la escondida senda,
adversario del vicio, fuerte escudo
que en la humana contienda
simboliza la gloria y la alegría!
¡Sublime redentor del universo,
en nombre del Deber yo te saludo
con la sencilla estrofa de mi verso!

La selva augusta
se estremece y asusta
al verte penetrar en su morada
y al escuchar del hacha el golpe seco
al cielo eleva su protesta airada;
vacila el grueso tronco centenario,
mas pronto da con tu ramaje en tierra
produciendo un estrépito que aterra
y ensordece el paraje solitario.
El devorante fuego
la obra a completar se acerca luego;
cruje y se queja la abrasada encina
y queda al fin la selva despojada
de su verde sayal, negra, enlutada.
Turno al arado toca
y las entrañas de la tierra clava;
Natura entonces, tu obediente esclava,
te brinda amable sus valiosos dones,
y a aquella faja inculta, respetada
por cien generaciones
transforma en fértil zona cultivada,
do el labrador, en meses bienhechores
el fruto encontrará de sus sudores.

Calma el trabajo el hondo desconsuelo
del pobre hogar, y como luz del cielo
disipa el triste llanto
que hace asomar al rostro del vencido
de la desgracia el implacable manto.
A su paso renace la esperanza,
huye el tedio espantoso del letargo,
radiante asoma el sol de bienandanza
y el hombre se remonta hasta la cumbre
donde fulgura de virtud la lumbre.

El Trabajo, doquiera que aparece,
es luz vivificante y redentora;
áncora salvadora
que el Hacedor del universo ofrece
a la nación que su impotencia llora.

A su ímpetu grandioso,
cambia de faz el porvenir dudoso,
blanca aurora de paz sus alas vierte;
la multitud despierta vergonzosa
y a la lucha se lanza presurosa:
un horizonte halagador se advierte...
Es la fuerza de acción, es la energía
de emprendedora activa muchedumbre
que del Progreso la radiante cumbre
escala, verdadera Eucaristía
del digno ciudadano
que el bien eterno de su patria ansía.

Es el Trabajo antorcha que ilumina
las densas sombras de la humana mente,
genio de luz de resplandor potente
que al sabio brinda inspiración divina.
Es causa que ennoblece,
dulce tarea que al mortal ofrece
la inmensa dicha del deber cumplido;
caudal desconocido,
no del patriota corazón que quiere
el triunfo de su pueblo y de su raza,
sino de aquel a quien la inercia hiere,
el vicio despedaza,
y en estúpida masa convertido
en el desprecio vergonzoso muere.

Mil veces, sí, cobarde el que indolente
en la eternal pelea
desespere y se crea
para el triunfo sin fuerzas, impotente;
la fe jamás flaquea
de aquel que en el Trabajo es persistente.
El hombre de energías no fracasa,
es él el verdadero progresista
industrioso y modermo,
el ejemplar guerrero que conquista
con su recto carácter y firmeza,
a más de su riqueza,
el bienestar común, su orgullo y gloria
y un puesto en los anales de la Historia.

¡Sagrada esclavitud; yugo sin peso,
oh tú, prenda de paz, bendito sea
cuanto tu mano bienhechora crea!
¡fuente del adelanto y del progreso,
quiera divina Providencia un día
formes la sola idea
de esta adorada y rica patria mía!



Atras Inicio Adelante




Movido por Haga clic aquí para incluir su
               sitio
Para comentarios y sugerencias. Pulsa sobre el icono para enviar un correo al administrador del sitio Sugerencias a Francisco Palacios Coronel