Participa en nuestro Blog
PanamáPoesía.com
Búsqueda personalizada
Inicio Panamá en Poesía Poemas a la Patria Himnos Escolares Poesía Para Niños Páginas en Construcción Panamá en Historia Mapa de Panamá Acerca de Referencias Libro de Visitas Links

Niña Empollerada

Romance de la Pollera, por
Hortensio De Ycaza

Para Samuel Lewis Jr.

Pollera de mis abuelos,
de limpieza inmaculada,
de la tela de "coquito"
transparente, fina y blanca,
con tus flores de colores
o tus simétricas rayas;
tus valencianos encajes
Y tu blusa enjaretada:
tú fuiste siempre en mi vida
espejo de mi nostalgia,
porque desde pequeñito,
mi corazón ya te amaba.

Vienen a mí los recuerdos
de cuando estabas en casa
los aprestos de mi madre,
de las chicas la algazara
entre voces cantarinas
y sonoras carcajadas;
y mezcladas en el lecho,
allí con tus formas diáfanas,
cuántos, Cuántos atavíos
aguardaban a la maga
que haría de ese conjunto
la apoteosis de la Gracia!

Allí estaban los tembleques
y las flores perfumadas
con las mosquetas de perlas
y el anillo de esmeralda,
los botones relucientes
de costosa filigrana,
las peinetas de balcón
como coronas de hadas
y el collar con los doblones
junto a la cadena chata.

Pollera de mis recuerdos
cómo triunfas.. . Cómo pasas
envolviendo en tus cendales
a mi madre y a mi infancia,
poniendo sol en mis nieves
y juventud en mis canas!
Y cuando sales de fiesta,
para cubrir con tus galas
los marfiles de las rubias,
los bronces de las mulatas,
imponiendo tus caprichos
entre brocados y gasas,
o mezclada con los grupos
de las festivas comparsas;
con tus exóticas flores
y tus cintas y tus lanas,
con el FRU-FRU de tus linos
y el brillar de tus alhajas;
cuando los pies que aprisiona
la caricia de la pana
van ágiles y graciosos
como si tuviesen alas,
en todos los corazones
hay repiques de campanas.

Mariposa de colores
primorosos, escapada
una mañana de sol
de misteriosa crisálida:
tú, también en el bohío
reinas como soberana,
junto al canto del riachuelo,
entre el verdor de la pampa
y el vaho de la campiña
y el susurro de las cañas;
ante la visión sublime
del inmenso panorama,
entre selvas portentosas
y colinas azuladas;
donde se tiende el cansancio
bajo el frescor de la parra;
y en donde el sol de los trópicos
ha bruñido las espaldas
onduladas y carnosas
de la más bella zagala,
que ataviada con tus prendas,
orgullosa de llevarlas,
espera con impaciencia
hasta que la noche caiga,
para irse con las estrellas
a la fiesta que la aguarda
en el toldo bullanguero
para que ECHE UNA LEVADA.

Y en triunfo vas recorriendo
los salones, las cabañas,
entre esplendores y luces
como en cuentos de saltanas,
o entre extrañas candilejas
que parecen embrujadas.
Y ABREN PARA TI LA RUEDA,
y los pechos se entusiasman,
y repican los tambores
junto al coro de muchachas,
cuyas voces que se pierden
más allá de la montaña,
van repitiendo en los valles
los ecos de la tonada;
y el gritar de los tambores
y el reír de las maracas,
son los HURRAS de mi pueblo
para el culto de tu gracia:
mezcla de selva bravía
con donaires de gitana.

Pollera de mis mayores,
cómo triunfas... cómo pasas
por los floridos jardines
de mis dulces añoranzas,
trayéndome entre tus pliegues
el recuerdo de la amada
que se perdió entre las brumas
de juventudes lejanas.
Por eso te doy mis cantos
reclinado en mi nostalgia.
Tú, del alma panameña
eres la expresión más grata,
tradición amable y tierna
del Ayer y del Mañana;
porque tú seguirás siendo,
en el suelo de mis ansias,
mariposa de colores
que pone miel en el alma,
orgullo de mis abuelos
y cascabel de mi Patria.


Revista Lotería, Marzo 1949, No. 94


Atras Inicio Adelante




Movido por Haga clic aquí para incluir su
               sitio
Para comentarios y sugerencias. Pulsa sobre el icono para enviar un correo al administrador del sitio Sugerencias a Francisco Palacios Coronel